La industria será robotizada, o no será

 

Eliminar la mecánica de las máquinas. Parece una contradicción, pero no lo es: el futuro será robotizado. Nuevas herramientas, nuevas posibilidades y nuevos retos que afrontar y trabajar. Este es el camino del sector del packaging en esta cuarta revolución industrial: adaptarse e incluir la robótica en sus vidas.

 

¿En qué cambiarán las industrias? La robótica ayudará a obtener una mayor eficiencia y a conseguir mejoras considerables en los sistemas productivos. Está comprobado que la versatilidad y funcionalidad de un sistema robotizado es superior frente a sistemas no tan modernos:  nos hacen ganar en comodidad, rapidez y precisión. Un sistema de paletización cartesiano, por ejemplo, tiene la movilidad reducida a dos ejes. Sin embargo, con la revolución robótica, la libertad de movimiento es infinita. En un futuro, será posible crear un robot que cubra cada necesidad que se plantee.

 

Los robots son funcionales. Ayudan a las personas y a las empresas a desarrollar trabajos que pueden tener un riesgo añadido, por ejemplo, por su peligrosidad. O incluso, aquellos que son tediosos o repetitivos, que pueden tener afectaciones físicas para el trabajador.

 

Es cierto que la sustitución de trabajadores por robots despierta cierto recelo. Pero este temor no tiene porqué corresponderse con la realidad, ya que dependerá de la gestión del cambio que haga cada empresa. De la misma manera, crece la demanda de un nuevo perfil profesional vinculado a la tecnología aplicada a la automatización industrial. La consultoría británica Michael Page, calculó que, en el primer semestre de 2017, la demanda de especialistas de este ámbito ya había crecido un 50%.

 

En resumen, en un futuro no muy lejano, nuestra industria será robotizada o no será. Pero depende de nosotros la función que debe cumplir el robot, y no al revés.

 

Nuestros clientes:

Artiach Lacasa Grupo Nutrexpa ken Gullón Bicentury Grup Alimentari Guissona Persan Henkel Heinz Vallformosa